Ráfagas de aliento náutico

Blog de relatos y poemas de Marcos Santos


El bien invencible.

Marcos Santos Gómez

 

No cabe la menor duda. Cada día de gozo ha supuesto la prueba que, irrefutable, demuestra la bondad de quienes abrigan mi cuerpo de la nieve, calman mi sed y me abastecen con delicias. Por tanto, nada tuerce hoy mi conclusión, que es cierta no porque los cuidados hayan abundado y la costumbre de un largo cariño torne más probable este cariño, sino porque no se puede amar de verdad un único día sin que ese amor sea eterno. Un solo día de sincero amor es ya la eternidad del amor. Un solo día feliz es ya la felicidad para siempre. Uno solo basta para refutar esta llama que me abrasa y el hecho obsceno de que me están asando y el cuestionable dato de que giro tontamente sobre mí, mientras ellos se relamen y esperan mi metamorfosis para devorarme despiezado. Lamento que no podré brindar con ellos.

A %d blogueros les gusta esto: