Ráfagas de aliento náutico

Blog de relatos y poemas de Marcos Santos


 

En brazos de lo inútil la prisa se disuelve

y por palpar la noche, como un remoto astro,

cual banquete feliz que fue, pero no vuelve,

Pierrot, mirón del tiempo, se va y no deja rastro.

Nocturna macedonia, vasta bóveda inmensa

surca lento hacia arriba, cada vez más perdido.

En lontananza oscura sueña, recuerda y piensa,

a solas con la sombra triste de cuanto ha sido.

Si el aire se serena con música extremada

de órbitas que celestes vencen la tempestad,

para Pierrot entonces ellas son la majada

donde esconderse pálido y ebrio de soledad.

¡Oh, cielo de cristal, de paz y de infinito!

¡Reino de las estrellas alto, eterno… y maldito!

 

Marcos Santos

A %d blogueros les gusta esto: