Ráfagas de aliento náutico

Blog de relatos y poemas de Marcos Santos


 

Acaso la verdad de este soneto

sea el sueño que invoca y constituye,

la ilusión de que el tiempo mana y fluye

cual la bella ciudad que oculta el gueto.

 

Como un sueño que esconde su secreto,

donde el hombre se calla y también huye,

donde el hambre se muta y sustituye,

creando el tiempo para un  mundo quieto.

 

Impugna este soneto la esperanza

de las ciegas y vastas multitudes

que ponen su deseo en lontananza.

 

Se despeñan los sueños como aludes

sobre el hombre que duerme y que no avanza,

cambiando su alimento por virtudes.

 

Marcos Santos

A %d blogueros les gusta esto: