Ráfagas de aliento náutico

Blog de relatos y poemas de Marcos Santos


 

 

La cosecha en las tardes estivales

de aquellos cristalitos de colores

que milagrosamente el mar

nos daba, lo era todo.

 

Las magníficas gemas esperando

ser halladas y atesorarse juntas

en cofres, ante la paciencia escéptica

de nuestros padres,

 

aparecían siempre bien pulidas

por una ignota fuerza terrible,

en la orilla, llenando las arenas

de la niñez.

 

¿Quién tiene ahora aquel bello tesoro?

En el frío infinito de la noche

a través del geométrico artefacto

de un grueso telescopio

 

lleno de limpias y complejas lentes,

las he encontrado lejos, silenciosas,

brillando, sin explicación dejadas

por el mar en la orilla.

 

Marcos Santos

A %d blogueros les gusta esto: