Ráfagas de aliento náutico

Blog de relatos y poemas de Marcos Santos


 

¿Qué sería de enero si no tuviera cuesta?

¿Lo pintaría gris nuestra mente mecánica?

¿Cuándo el niño aprendió que enero está vacío

y que el año debuta con una noche exacta?

 

Enero es el castigo del alto Dios terrible

negando el paraíso que eufórico nos daba,

tras la tosca mentira de los banquetes últimos,

en la inasible sombra de la navidad pasada.

 

Enero es solo invierno, rutina y la costumbre

de dividir los años, el tedio de la escuela,

igual a otros eneros, un mes que nadie escucha

como un lento desfile de vastas horas muertas.

 

Enero, sin embargo, patrón de tanto duelo,

de la sed y del hambre muy bien planificadas,

primero entre los meses tan gris y tan desnudo

susurra en su violencia una verdad cansada.

 

El tiempo que nos hiela y que matamos ávidos

nos habla de otro tiempo, del olvidado fuego

de hogares generosos, de la carne y la aurora,

de lo que fuimos, somos, de aquello que perdemos.

 

Marcos Santos

A %d blogueros les gusta esto: