Ráfagas de aliento náutico

Blog de relatos y poemas de Marcos Santos


 

Tecleo mis momentos que indecorosos ruedan

al mundo que carece de meta o de secreto,

desgajados de mí, vestigios que se enredan

por largos algoritmos para expandirme quieto.

 

Así, que tontamente perduro desmembrado,

cual ángel que fabrican mis azarosos tientos;

donde el misterio al sol perpetuo es profanado

la eternidad es gracia de mis dedos hambrientos.

 

A siglos de la carne que muere putrefacta,

del corruptible afán, del caos de la materia,

persistiré en el tiempo como mentira exacta,

como engañosa inercia, como ímpetu o histeria.

 

Y reo de mi broma, habitando el infierno

cumpliré mi destino de clon inexistente,

seré, desesperado, sombra y fantasma eterno,

torcida ondulación de mi delirio ausente.

 

Marcos Santos Gómez

A %d blogueros les gusta esto: