Ráfagas de aliento náutico

Blog de relatos y poemas de Marcos Santos


Que no invoque tu insomnio más horror

ni la lenta vigilia te aniquile.

Que extinga tu conciencia su dolor

porque nada en la noche te espabile.

Que el hambre ceda y cante el ruiseñor.

Que tu esmerado cálculo vacile

y tu razón secuestren las estrellas

tan lejanas, tan altas…

y tan bellas.

 

Marcos Santos Gómez

A %d blogueros les gusta esto: