Ráfagas de aliento náutico

Blog de relatos y poemas de Marcos Santos


 

El néctar que admirable tus paredes destilan,

la lenta plenitud de sutil borrachera,

la erudita caricia, la humana primavera

que papeles y atriles tan sigilosos hilan,

 

terminan de repente. Y los años vacilan.

Igual que la borrasca a feliz sementera,

y el granizo, destruyen, a la devota espera

y fecunda quietud de vidas que cavilan

 

un vacío estremece. Pues ya tus galerías,

elevadas antaño a panal de la ciencia,

a santuario de luz y de esperanza fuerte,

 

que exultantes mostraron en tul de alegorías,

se humillan a función de la yerma eficiencia

de inconfesables fábricas de soledad y muerte.

 

Marcos Santos Gómez

A %d blogueros les gusta esto: