Ráfagas de aliento náutico

Blog de relatos y poemas de Marcos Santos


 

Los cañonazos mecen su soñador desprecio

cuando roncando arengan, y los demás atacan.

De su sopor antiguo ni salen ni los sacan,

pues por dormir se duermen colgados del trapecio.

 

Bien temperados sabios con su resuello recio

que amansa a las Erinias pues la pólvora aplacan,

como minas abiertas que su valor destacan

sus bocas carajean cuando combate el necio.

 

En el infierno pulsan la lira de Morfeo,

a Cancerbero burla su trance sibilante

como sirena en mar que aturde y desentona.

 

Por su olímpico éxtasis el Bueno con el Feo

tocarán a rebato mejor que Zeus Tronante,

vaqueros de Tabernas que descansan la mona.

 

Marcos Santos Gómez

A %d blogueros les gusta esto: