Ráfagas de aliento náutico

Blog de relatos y poemas de Marcos Santos


No importa nada más que el bien secreto,

pues algo eterno alberga la derrota,

no importa si soy rey, caballo o sota

más que el fuego que nombra este soneto.

 

A aquel vasto linaje me someto

de quienes viven con el alma rota,

atentos a la paz que no se nota,

como perro avizor, callado y quieto.

 

No es oro la corona, que es bacía

del hombre enloquecido con el mito,

diciéndose al morir que no existía.

 

Solamente el decoro solicito

de no ser más allá de la agonía

tras haber sido fiel a un bello rito.

 

Marcos Santos Gómez

A %d blogueros les gusta esto: