Ráfagas de aliento náutico

Blog de relatos y poemas de Marcos Santos


 

Con remolinos de junco y arena

se extiende tu explanada luminosa,

tibia llanura de la mar brumosa,

hija del sol y de la guerra obscena.

 

¡Qué suave melodía tan serena

en medio de tu nada poderosa!

¡Qué ajada tez, qué desolada rosa

enseñas tan ausente y tan ajena!

 

Bancal que el viento terco zarandea,

arrinconado por las tempestades,

por agua que se cierne y que guerrea

 

ahogado en espumosas soledades.

Arrojado a tu playa en la marea,

por ti naufrago en todas las ciudades.

 

Marcos Santos Gómez

 

A %d blogueros les gusta esto: