Eternidad de la épica


 

 

La mañana que en la epopeya habita

me convoca a su heroica eternidad,

el mármol del lenguaje es mi heredad

y cuanto mi esperanza solicita.

 

Esta trama me asiste, porque escrita

desde antaño fabrica la verdad;

la fatigo temblando de piedad.

Soy frágil sacerdote que recita.

 

Los hexámetros con dulzura sueño

desde el alba que me soñó cantando,

recios versos que cuentan con empeño

 

la niebla del origen y el futuro

con éxtasis de lances batallando

para escuchar absorto el “siempre” puro.

 

Marcos Santos Gómez

Publicado por

Marcos Santos

Profesor en la Universidad de Granada, bloguero y escritor de poemas y algún que otro relato en internet.