A un replicante (Blade runner)


A un replicante (Blade runner)

La sustancia en el tiempo se cuartea
y se torna ruina alucinada,
la fábrica es el centro y la explanada
de un terco élan que muere y que guerrea.

¿Qué pesa el ingeniero en la balanza
del barro y del aliento? ¿Qué magia
de la carne que a lenta carne plagia?
¿Qué artefacto desmonta la esperanza?

El derrotado lodo es la conciencia
del mundo amenazado por el mundo,
final en su monótona inocencia.

Autómata sin luna, Adán rotundo,
mecanismo que hereda la violencia
de un verbo rebajado e infecundo.

Publicado por

Marcos Santos

Profesor en la Universidad de Granada, bloguero y escritor de poemas y algún que otro relato en internet.